Cómo aumentar mi productividad en el trabajo

Productividad

¿Nunca te has planteado cómo ser más productivo? En este blog descubrirás 4 conceptos para aumentar tu productividad en el trabajo de 0 a 100 apenas empieces a aplicar estos conceptos verificados.

La productividad es enfoque

Hablar de productividad, es también hablar de resultados medibles en el tiempo. Dicho esto, infiero que si estás leyendo este blog tienes claros los conceptos de metas, proceso, plan de acción, trazabilidad, estrategía, etc. Es importante, que tengas claro que para ser productivo debes tener claros tus objetivos, no puedes llegar a ningún lado sin trazar un objetivo.

Eso me recuerda la analogía del barco que dice «Un barco sin rumbo cualquier viento le es favorable» en este caso los cuatro conceptos que te revelaré para aumentar tu productividad solo funcionarán, como te lo he dicho antes, si tienes un objetivo que alcanzar.

Empieza con un fin en la mente

Este consejo lo recibí de mi mentor hace algunos años. Él me explicaba que si constantemente tengo presente mi objetivo, empezaré a restarle importancia a aquellas cosas que podemos catalogar como «distracciones hormiga». Con lo anterior, me refiero a todas esas tareas u ocupaciones que no le aportan nada a la consecución de la meta en concreto.

Empezar con un fin en la mente te permite desarrollar control total de las actividad del día. Dicho sea de paso, tener un fin en la mente es observar el cuadro final de la consecución del objetivo, es la imagen palpable por la que se esta empleando un esfuerzo diariamente.

Espero estés siguiendo mi idea, pero por si las dudas te coloco un ejemplo: Imagina que quieres viajar a Disney, empezar con un fin en la mente es iniciar tu día pensando que ya estás allá, imaginando como se sienten las montañas rusas, las golosinas, el viento en tu cara en Orlando Florida. De seguro si tienes es imagen exacta en tu mente sabrás cuales son los pasos diarios a trabajar como: conseguir el dinero, comprar los tiquetes de avión, separar el tiempo, etc.

En síntesis, es tener claro a donde se quiere llegar, de donde se esta partiendo y que pasos se deben dar para recorrer esa distancia.

Planea el tiempo necesario

La planeación es la madre de todos los éxitos. Planear en muchas ocasiones aumenta el valor agregado de tus acciones. Planear te convierte en un certero capitán de tu destino ¿Te imaginas, si los vuelos de las aerolíneas no contarán con planeaciones previas o los viajes por mar? Así mismo, como lo que te rodea tiene un sentido establecido, la vida misma también lo tiene. La diferencia entre los que consiguen los que quieren y los que consiguen lo que les toca, es su forma de planear el siguiente paso.

El tiempo de planeación debe ser un momento sagrado, por decirlo de alguna manera. Debes darle la importancia que se merece a este espacio para ahorrar mucho tiempo de tropiezos innecesarios.

Por ejemplo: Usualmente cuando estás pensando nuevas ideas para potenciar tus proyectos sea tanto en tu empresa como en tu empleo, solemos creer que es tiempo muerto o tiempo de ocio. En mi caso, cuando estaba en mis momentos creativos y me pedían algún favor, accedía inmediatamente y dejaba mi momento tirado. Actualmente, me dedico el mayor tiempo a planear mi próximo paso, porque así elevo las probabilidades de no cometer errores minúsculos.

Para adquirir este habito debes ponerte metas a corto, mediano y largo plazo. Define que tiempo del día vas a dedicar a pensar en tus proyectos y cuanto tiempo vas a estar en esa tarea. Créeme lo más importante es saber como vas a echar a andar tus maravillosas ideas.

Antes de pasar al siguiente punto, quiero hacerte una advertencia. El miedo a tomar acción puede disfrazarse de «planeación» y te lo digo porque me ha pasado. Este fenómeno le conozco como parálisis análisis y es pasarte todo el día en cómo vas a hacer las cosas por miedo a poner en práctica las ideas que ya tienes listas para ejecutar. Recuerda que la mejor forma de aprender es haciendo, evaluando lo que funciona y lo que no y seguir haciendo.

Piense en ganar

No conozco el primer pesimista que haya conseguido lo que quiere. La mayoría de las personas hemos sido educadas a través del miedo y del estigma a cuestionar la autoridad. Déjame decirte algo, si quieres ser más productivo debes olvidarte de esa mentalidad que te limita. Para aumentar tu productividad debes ser intrépido, arriesgado, capaz y decidido. Solo aquellos que son capaces de demostrar que sus ideas son lo suficientemente buenas, son aquellos que hacen historia.

¿Conoces algún club de pesimistas? Pienso que si en algún momento se decidiera formar uno se disolvería por falta de optimismo.

Te puede interesar leer:
5 cosas qué hacer si no tienes empleo

Somos seres altamente dotados de herramientas que necesitan ser usadas. Por ejemplo: tu cuerpo esta diseñado, para asumir nuevos retos, crear nuevas formas de hacer las cosas, alcanzar nuevos objetivos. Inmediatamente, consigues una victoria tu cuerpo segrega una «sustancia» llamada dopamina que estimula tus emociones. ¿Crees qué se estimula de la misma forma cuando no persigues objetivos? La respuesta es NO. Una vida sin pensamientos de ganador es una vida sin perspectiva, a medias, sin luz, ni brillo.

Por esto, siempre mantente pensando en ganar, en que tú eres capaz. No necesitas tener todas las cosas a tu favor, recuerda que todas las habilidades son entrenables y todo lo que te propongas lo puedes aprender a dominar. Mi mejor consejo es que leas biografías de personas que ya han conseguido lo que tu estas persiguiendo y te inspires en ellas para mantenerte en el camino de aumentar tu productividad hacia la consecución de tus metas.

Alimentate de forma correcta

Lo he dejado para el final, porque es un tema que me apasiona y que he verificado en profundidad. La productividad esta 100% relacionada con la alimentación. Es simple, como organismo vivo, estamos diseñados para funcionar en diferentes condiciones y adaptarnos a nuestro entorno. Del mismo modo, nos adaptamos a nuestra forma de comer, pero esto no quiere decir que le saquemos el mismo provecho a la maquina perfecta que somos.

Por ejemplo: Un computador puede ser usado por cualquier persona. Sin embargo, el uso o el provecho que se le puede sacar a esa maquina varia según la información en informática que tenga la persona que la utilice ¿Verdad? Así funciona nuestro cuerpo. Te sigo explicando, si un computador tiene programas con virus su velocidad de funcionamiento o capacidad será mucho menor. No necesitamos ser Bill Gates para saberlo. Como consecuencia su productividad como maquina disminuirá. Nuestros cuerpo funciona de forma similar, cuando le damos la información inadecuada empieza a presentar síntomas como: cansancio acumulado, pereza, desatención, sobrepeso, estrés, fatiga, y puedo seguir.

¿Percibes la importancia de alimentarte bien? Ten cuidado con lo que pienses que es una buena alimentación por eso…

Te recomiendo que leas:
Mitos y verdades de nuestra alimentación

Alimentación
CLIC AQUÍ

Te he compartido mis hábitos diarios para ser más productivo en mi trabajo. Espero que cada uno de estos secretos los verifiques. Realmente, la información sin la práctica no sirven para nada. También lo se porque leí mucho y no aplique en su momento. Entonces, quiero que estés tranquilo porque puedes empezar cuando definas porque vas a trabajar lo suficiente para cumplir tus metas.

Si este blog te fue de ayuda y realmente te aporto valor radicalmente. Puedes compartirlo con tus amigos en tus redes sociales, es de mucha ayuda para nuestra comunidad virtual.

Te dejo algunos enlaces que seguro pueden interesarte.

1 pensamiento sobre “Cómo aumentar mi productividad en el trabajo”

  1. Pingback: Trabajo menos para hacer más - LALIBRETADENUTRICIÓN

Los comentarios están cerrados.