Mitos y verdades de nuestra alimentación

En este blog, describiré los cinco mitos de la alimentación que a mi parecer son los más impactantes en mi proceso de cambio personal. Aquellos, que cuando me enteré me hicieron sentir fuera de base. Piensa por un segundo que todo en lo que crees es una nube espesa que nunca has confrontado, has defendido y son falsos.

Es común que alrededor de todas las situaciones de la vida existan pensamientos adquiridos en algún momento que resultan no ser ciertos.

Los mitos de la alimentación

Empecemos suavecito para no herir susceptibilidades. Es importante que antes de leer este blog, hayas leído la verdad sobre las grasas para que entiendas de que te estoy hablando.

Debemos alimentarnos cada tres horas

No se en donde escuchamos esto y se nos hizo tan lógico que decidimos aceptarlo sin cuestionar nada. Durante muchos años defendí este mito, argumentando que entre mas comiéramos de forma saludable aceleraríamos nuestro metabolismo. Cosa que esta totalmente errada.

Recuerdo muy bien, que las personas que me explicaron acerca de este mito, me decían «el cuerpo es como una fabrica que entre mas materias primas recibe, mayor es su capacidad de producción.» Ellos hacían alusión a mi organismo, es decir, si yo comía mas veces al día era mejor.

Vivimos en un mundo enfermo y adicto a comer a todas horas. La mayoría de las cosas que comemos no son alimentos, sino productos. Las grandes industrias, impulsan el consumo desmedido de todo tipo de productos. En la televisión vemos el producto para la media mañana, el producto para no sentir fatiga en la tarde y todas las modelos que utilizan estas industrias para influir nuestras decisiones.

La verdad

Para que tu puedas aliviar trastornos como la ansiedad de comer todo el tiempo, que te causa el sobrepeso, el alto nivel de azúcar en la sangre, elevación del colesterol y triglicéridos debes conocer tu cuerpo primero.

Con esto me refiero a que entiendas como tu cuerpo procesa la información que tu le das con las comidas.

Para terminar este mito sólo que da por decir, que no existe ningún lugar donde se haya escrito como principio inamovible que debemos comer cada tres horas.

Hacer ejercicio en ayunas nos come el músculo

Es increíble que también creyera que esto era verdad. Hay personas que se hacen llamar expertos, como ese familiar que nunca hace ejercicio, que come como Homero Simpson y te dice «mijo, no haga ejercicio sin comer que se descompensa» u otros que dicen «no haga ejercicio sin comer nada que se come el músculo.»

La verdad de este mito

Es muy sencillo y en este no me voy a enrollar. No es posible que te comas el músculo, porque tu cuerpo siempre tiene reservas de glucosa y de grasa. ¿Qué significa esto? Al realizar actividad física en ayunas tu cuerpo va a tomar las reservas de energía en este caso la glucosa, después cuando su fuente principal de energía se agote, recurrirá a su segunda fuente de energía que son las grasas, permitiendo que las grasas almacenadas se quemen. Esto es un proceso normal.

En caso de que tu comas y después realices actividad física, tu cuerpo realizará el mismo proceso mencionado anteriormente. La gran diferencia es que posiblemente y dado tus hábitos alimenticios habrás comido algún carbohidrato que aumentó tus reservas de glucosa, por ende pospones, el proceso de quemar grasa. Palabras más, palabras menos, no te comes el músculo si haces ejercicio en ayunas.

Los productos libres de grasa son saludables

Este tercer mito siempre lo consideré algo poco creíble. No se, es algo que me pasa con los productos como las gaseosas light. Simplemente pienso que es como decir «esto es malo, pero ahora no es tan malo.» Si has leído el blog la verdad sobre las grasas que ya te dije que lo leyeras antes. Entenderás los siguiente que te voy a comentar.

La verdad de este mito

En el siglo pasado se hizo un estudio, donde se concluyó arbitrariamente que las grasas eran las causantes de las enfermedades cardiovasculares. Esa investigación, se propagó y tomó mucha fuerza, a tal punto, que la pirámide alimenticia como hoy la conocemos esta fuertemente influida por los resultados de ese estudio.

Te cuento todo esto porque, desde ese momento empezó una persecución a los alimentos que tuvieran grasas, es decir decidieron quitarle la grasa a los alimentos ¿Sabes qué sucede cuando un alimento no tiene grasas? Te lo defino en una frase «Sabe a cartón.»

Es obvio que los productos no se iban a vender con un sabor así por lo que la industria azucarera sugirió agregarle azúcar para mejorar su sabor. Ahora bien, no hay que ser un genio, para entender que el azúcar refinada es perjudicial para la salud.

En conclusión los productos libres de grasa son ricos en azúcar y estos los hace altamente dañinos.

Comer grasa es malo

Te invito a que no te quedes con el fragmento que te voy a compartir aquí, sino que amplíes esta información con el blog que desmitifica este apartado.

Existen grasas refinadas, que dañan nuestro organismo como por ejemplo: las margarinas, grasas trans, grasas hidrogenadas, frituras industriales, aceites de girasol, soja, maíz o canola. Te recomiendo que no las consumas.

La verdad de este mito

Por otro lado, existe el mundo de las grasas saludables que tienen múltiples beneficios sobre el metabolismo, como por ejemplo: Disminución del colesterol en la sangre, disminución de la obesidad, reversión del alzhéimer, el control de la insulina, etc.

Algunas grasas saludables son: Aceitunas, aceite de oliva, aguacate, huevo, trucha y salmón, entre muchas más.

Si quieres saber más acerca de como crear una conciencia saludable escribe a mi Whatsapp:

Tenemos que contar las calorías de cada plato

A pesar de haber solucionado el problema del sabor de los productos sin grasa, todavía existía un cabo suelto. Las calorías de las grasas son 4 kilo calorías por gramo. La conclusión fue muy sencilla. Si las grasas, son la causa de todo mal (que ya sabemos que no), y estas son las que aportan mas calorías a nuestro organismo, debemos controlar las calorías de cada plato. Esto sonaría lógico para esa época.

Desde entonces se empezaron a promover dietas bajas en calorías, pero déjame decirte que esto no funciona.

La verdad de este mito

Antes que nada, cabe resaltar que todos los argumentos anteriores de los mitos de la alimentación, se justificaron en lo dañina que son las grasas. Actualmente, no tienen un sustento científico real.

Tu cuerpo se ha adaptado durante años para sobrevivir. Una caloría, es una unidad de energía. Esto significa, que con el paso del tiempo los seres humanos se han adaptado a vivir consumiendo muchas o pocas calorías. En conclusión, si basas tu dieta en el conteo calórico podrás bajar de peso, pero no por mucho tiempo. Tu cuerpo se va a adaptar a vivir con menos cantidad de energía. Adicionalmente, disminuir el gasto calórico de nuestro cuerpo constantemente simplemente afectará nuestras funciones vitales causándonos desordenes metabólicos.

Cambiemos los mitos de la alimentación

Por ende, te insto a que hagas un razonamiento lógico después de haber leído estos cinco mitos de la alimentación. Pregúntate ¿Con la alimentación que llevas hoy en día, qué resultados tienes físicamente? ¿Te has dado cuenta que las calorías no son la causa de tu sobre peso, sino la forma desmedida de darle mala información a tu cuerpo? Si entiendes lo anterior, te harás responsable de ahora en adelante de las decisiones que tomas. Sean correctas o incorrectas.