Falsas creencias colectivas sobre la alimentación

Es común que existan falsas creencias, porque, todos hemos sido educados bajo pensamientos que no nos damos a la tarea de verificar. Simplemente, decidimos aceptar y creer sin investigar. Los medios masivos de comunicación utilizan mucho este tipo de comportamientos de la sociedad para «informar» lo que ellos se les antoje, porque, saben que de un 100% solo un 5% se dará a la tarea de corroborar la información.

Estoy seguro que cada una de las personas que lea este blog, cambiará o por lo menos, tendrá mas información que le permitirá transformar las falsas creencia que existen alrededor de la alimentación.

El objetivo de este blog es que empieces a cuestionar «verdades» que por repetición han tomado fuerza en nuestras sociedades, convirtiendo mentiras en verdades.

Falsas creencias que son verdades sociales

Compartiré tres falsas creencias que me parecen la joya de las mentiras.

Los niños necesitan dulce

Hace unos días le comentaba a un familiar, que si le gustaría que sus niños se relacionaran con personas que consumen drogas. Obviamente, me respondió un rotundo no, explicando que esas son malas compañías y a futuro podrían influenciar a sus hijos. Posiblemente, te estas preguntando ¿Qué tiene que ver eso con la alimentación? La respuesta, es todo.

Estudios han demostrado que el azúcar es igual de adictivo que la cocaína. Ahora yo te pregunto ¿Te gustaría que las personas que amas fueran consumidores constantes de sustancias de ese tipo? ¡Seguro que no!

A los niños se les debe enseñar a alimentarse bien. La mayoría de la sociedad tiene arraigada esa creencia del dulce en los niños, porque la industria alimentaría se encargo de fortalecer la idea de que en los alimentos azucarados como: cereales, yogures, bebidas achocolatadas y golosinas, se encontraba la energía que los niños necesitan. Es verdad que estos carbohidratos, aportan glucosa que se convierte en energía, pero ¿A qué costo?

Existen mejores fuentes energéticas y de mejor calidad que puedes enseñarle a comer a tus hijos y a ti si no lo haces.

La fructosa que se encuentra en el azúcar es la causante de millones de muertes a nivel global. Entonces ¿Por qué debe ser una buena alternativa para nuestros niños?

Enseñar a los niños es muy fácil. Claro que harán pataletas ¿Conoces algún adicto que no lo haga? Sin embargo, ellos aprenden muy rápido y se adaptan mejor a los cambios. Realmente el problema de los niños son sus PADRES.

Comer a deshoras engorda

Este es un refrán que se nos ha enseñado de generación en generación sin ningún argumento valido. No existe un documento que diga a que horas hay que comer. De hecho, si te pones a pensar, te darás cuenta que los horarios estipulados de alimentación, están dados por los horarios laborales de las personas ¿Quién te dijo que tenias que almorzar al medio día? De seguro, de niño tu mamá y de grande tu jefe.

Realmente lo que nos engorda no es la hora en la que comemos, sino la estimulación excesiva de la insulina y el poco descanso que le damos. Esto esta demostrado.

Te recomiendo, que cada día trates de comer en un lapso de doce horas y entre cada comida, permitas que hayan cinco horas de diferencia. En total tres comidas al día. No es un mandamiento pero si te dará excelentes resultados.

Mantén una buena base de carbohidratos vegetales, tu porción de fruta en las mañanas, el porcentaje necesario de proteínas y tu buena dosis de grasas saludables.

Hay que darle al cuerpo lo que pide

¿Es en serio? En la creencia anterior, te recomendé comer tres veces al día. Estoy seguro, que debes comer entre a cinco a seis veces al día. Si es así, esto demuestra un desorden hormonal y metabólico. No te preocupes, todo se puede arreglar.

Podrás estar pensando que si comes tres veces al día te vas a morir de hambre, y es normal llevas mucho tiempo comiendo en exceso diariamente. Yo también lo hice. Te hablo desde la experiencia, se que al principio suena loco, pero tu cuerpo te lo agradecerá.

Aprovecho para invitarte a que conozcas el plan de alimentación E10 que junto con el equipo de Efectotpj hemos desarrollado para personas que quieran:

  • Bajar de peso
  • Subir masa muscular
  • Aumentar su energía
  • Estar saludable
  • Mejorar la digestión
  • Controlar la ansiedad

Puedes transformar tu vida empezando con 10 días.

Cuando sientas que tu cuerpo e esta pidiendo un bocado más, recuerda que comer es el resultado consciente de elegir que información le damos a nuestro cuerpo y no sólo un acto para llenarnos.

Es normal que sientas hambre, es un acto reflejo de tu cuerpo que dura más a menos cinco minutos. Cuando la sientas pruébate a ti mismo, dejando que ese lapso de tiempo transcurra sin comer y te darás cuenta que esas ganas de comer se irán disminuyendo.

Quise ser muy claro con estas tres falsas creencias. Espero haberte dado argumentos que te permitan tomar mejores decisiones en tu alimentación. Siempre, confirma la información que recibes y no tragues entero. Si conoces alguna otra falsa creencia que quieras desmentir escríbeme en el cajón de comentarios y creemos más verdades para nuestra sociedad.

4 pensamientos sobre “Falsas creencias colectivas sobre la alimentación”

  1. Hola. Si me gustaria saber sobre otra cosa,que se habla recientemente sobre alimentación (los lacteos) son en verdad malos para el cuerpo?

    1. Hola Luz, actualmente es bien sabido que los lácteos no son benéficos para nuestra salud. Estos poseen una proteína llamada caseina que es precursora de la permeabilidad intestinal puedes buscar un poco de eso. También te recomiendo leer el milagro metabólico es un libro que nos sirvio como base para mejorar nuestros hábitos alimenticios.

    1. Hola Daniela, no sería objetivo de nuestra parte darte una respuesta SI o NO. Podemos recomendarte nuestra charla virtual gratuita: http://bit.ly/2Mj5J20.

      La ansiedad, la generan factores como: una alimentación desbalanceada, estres, falta de ejercicio, sueño de baja calidad. A través de la alimentación nos hemos dado cuenta que por multiples factores, inducimos a nuestros cuerpos a periodos de ansiedad por el sobre estimulo de una hormona llamada la insulina. En conclusión puede que no sea el café, sino varias cosas más.

      Puedes ponerte en contacto con nosotros si quieres agendar una charla de alimentación para la vida si estás buscando mejorar tus hábitos alimentarios: http://bit.ly/36oWbLp

Los comentarios están cerrados.